Reseña: Calabacines en el ático: Freak Show

No suelo reseñar obras de las que formo parte, al menos en los últimos tiempos. Hoy haré una excepción con Calabacines en el Ático. Freak Show, antología gratuita publicada por Saco de Huesos, con Josué Ramos ejerciendo de antólogo.

PortadaFreakshow



Lo primero que cabe destacar es que la antología se lee de una sentada, engancha y no cansa. El mérito se debe en parte a que los relatos están ordenados de forma que no caigan seguidos dos con enfoque similar, pero también a que el conjunto es más variado de lo que la temática podría hacer esperar. No todo es gore o malsano, aunque haya relatos de ambos palos. No todo son circos o gabinetes de curiosidades, pese a estar estos presentes. Hay espacio para la inquietud más sutil, para lo pesadillesco, para despertar la empatía hacia las criaturas e incluso una leve sonrisa de complicidad. Hay actuaciones que no tienen lugar en circos ni teatros, e historias que nada tienen que ver con representaciones de ningún tipo. Hay, en resumen, variedad a la hora de enfocar la premisa de la antología. Y aunque algunos relatos juegan con tópicos más o menos esperables, también hay espacio para la originalidad.

En el aspecto formal, se ve oficio detrás de cada texto. Puede haber relatos que me hayan llegado más o que me hayan llegado menos, pero ninguno me ha hecho pensar «¿Qué leches pinta esto aquí?». Algunos micros me han dado la sensación de que ganarían con más espacio, o que tienen potencial como semilla de una historia más larga; en dos o tres casos habría preferido que el autor dejase más a la imaginación, eludiendo explicaciones finales. Pero todo esto son cuestiones subjetivas. Otro lector bien puede tener impresiones opuestas a las mías. Sea como sea, el conjunto final es sólido y la lectura más que satisfactoria.
Me gustaría destacar por último, los micros que más me han llegado (sin desmerecer al resto):

Heroína olvidada (Jesús Ayuso): De este me ha gustado, además de su tono, cómo juega con las referencias metatexutales y va dosificando la información hasta el giro final.  
El Extraño (Alejandro Guardiola): Juega bien con el toque grotesco y la atmósfera acorde. Dosifica bien las informaciones "sorpresa".
Circo Viral (Raúl S. Vindel): Una buena actualización del concepto que da nombre a la antología con toques de realismo sucio. Nos ofrece su mensaje sin necesidad de subrayarlo.
De tal palo (José Alberto Arias Pereira): Usa bien la brevedad para lograr el impacto. Sabe mostrar sin necesidad de sobreexplicar y el final tiene un punto de mala leche que me encanta.
Puf, puf (M. Carmen Guzmán Ortega): Cuenta una escena, más que una historia, pero me han gustado mucho las imágenes que teje y cómo describe estas.
Erase un hombre a una trompa pegado (Salomé Guadalupe Ingelmo): Me ha gustado mucho ese narrador mirón que refleja la hipocresía de la beata y te sumerge en la época victoriana. Giro final bien ensamblado y un punto de mala leche.
El teatro de lo insólito (Aníbal Rosario Planas): Malsano, pero a su modo elegante, con un buen giro final bien ejecutado.
Tarde de circo (Vidal Fernández Solano): Logra aportar originalidad a un punto de partida que daría para algo tópico. Narrado con pulso. Hay base en el planteamiento para algo más largo.

La antología se puede descargar a través de LEKTU 

Comentarios